La felicidad de bailar - La Colmena

La felicidad de bailar

Bailar es como soñar con los pies, dice Joaquín Sabina. Es una forma de expresión corporal, de relajamiento, y de movimiento muscular. Bailar es uno de los mejores ejercicios aeróbicos que hay. Es una alternativa para los que no disfrutan de trotar, correr, caminar, o saltar la cuerda, pues se pueden quemar hasta unas quinientas […]

Bailar es como soñar con los pies, dice Joaquín Sabina. Es una forma de expresión corporal, de relajamiento, y de movimiento muscular. Bailar es uno de los mejores ejercicios aeróbicos que hay. Es una alternativa para los que no disfrutan de trotar, correr, caminar, o saltar la cuerda, pues se pueden quemar hasta unas quinientas calorías por cada hora bailada. Este tipo de ejercicio genera el acondicionamiento cardiovascular que nuestro corazón necesita para mantenerse saludable. De acuerdo a un estudio del European Journal of Physical and Rehabilitation Medicine, bailar puede ayudar a las personas que sufren del mal de Parkinson.

Bailar permite menear partes del cuerpo que difícilmente se mueven con los movimientos rutinarios. Hoy en día existen múltiples opciones de ejercitar el cuerpo en base a rutinas de baile: Zumba, bailoterapia, Jazzercise, entre otros convierten al gimnasio en una gran pista de baile. Las mujeres que viven en Platino de La Joya, disfrutan de este gran pasatiempo todas las noches de lunes a jueves.

Durante los últimos ocho meses, Sofía se ha regalado una hora diaria para bailar. Desde las nueve hasta las diez de la noche, Sofía, al igual que las otras bailarinas de Platino, paga veinte dólares al mes, y desde que inicia el ejercicio, se olvida por completo del trabajo, de los quehaceres domésticos, y solo se dedica a sacudir su cuerpo. Dice que si no fuera por la bailoterapia, no amanecería de tan buen humor. Termina tan plácidamente cansada que cuando se acuesta no se acuerda ni de lo que soñó.

Carla, otra de las más de veinticinco mujeres que se reúnen a diario en la bailoterapia, siente que bailar la llena de energía. Tiene 56 años pero el ejercicio que hace cada noche la hace sentir mucho más joven, no solo por la actividad física, si no también que durante el ejercicio, escucha las canciones que los chicos bailan en las discotecas, y eso la mantiene a la moda. Para ella, la práctica del baile cada noche, en su propia urbanización, es lo más cercano que tiene a irse de fiesta con sus amigas. Lo disfruta al máximo.

Además de los beneficios para nuestro estado físico, bailar también es un buen ejercicio para nuestro estado de ánimo. Mover las piernas, cintura y brazos al ritmo de la música ayuda a bajar los niveles de estrés,  lo que eleva el autoestima y nos hace seres más sociales.

Sofía y Carla caminan juntas todas las noches hacia el club de Platino para encontrarse con las demás vecinas e iniciar su rutina de fiesta muscular. Con el baile, con las amigas, con las risas de cada noche, ellas se sienten -al menos por una hora- totalmente felices.


¿Me gustó esta noticia? 0

Comparte: