Recomendaciones para la semana de exámenes - La Colmena

Recomendaciones para la semana de exámenes

Todo padre sabe que la semana de exámenes es sinónimo de ansiedad y revuelo en casa. Los exámenes parciales se acercan y para tranquilidad de los padres, les traemos esta entrevista a la psicóloga Karla Campuzano.

La psicóloga Karla Campuzano, residente de Kryptón, aconseja a los padres de familia
La psicóloga Karla Campuzano, residente de Kryptón, aconseja a los padres de familia

Todo padre sabe que la semana de exámenes es sinónimo de ansiedad y revuelo en casa. La presión para que los niños estudien suele aumentar en esos días, porque papá y mamá esperan altas calificaciones. Sin embargo, este período no tiene por qué ser de angustia: deberían ser parte de la rutina normal de estudio, nada alarmante.

Los exámenes parciales se acercan y para tranquilidad de los padres, les traemos esta entrevista a la psicóloga Karla Campuzano, residente de Kryptón de quien ya hablamos en otro texto, donde ella aborda el tema de los exámenes y da recomendaciones a los padres para pasar esas semanas la mejor forma posible.

¿Cuál es la mejor forma de motivar a los niños a estudiar para los exámenes?

Karla: La motivación se genera en el aula escolar desde el primer día clases, en el día a día, en el amor por el saber que pueda transmitir el docente y se complementa con una buena relación paterno-filial está basada en una dinámica familiar armónica, donde existan refuerzos positivos a diario, respeto por el niño, amor, capacidad de resiliencia, contacto físico afectivo con los hijos. ¡Un niño sin motivación, es un niño que no aprende!

Es importante también crear hábitos de estudio desde pequeños, con rutinas y espacios adecuados. El estudio es un proceso diario, los exámenes deberían ser parte de este proceso y no un tiempo que genere ansiedad.

En el caso de niños pequeños, cuando recién inician la escolaridad, podemos usar métodos de recompensa, pero se debe considerar que lo que se debe recompensar es el esfuerzo realizado, no la nota obtenida en el examen.

Cabe recalcar que los padres somos responsables de desarrollar valores, hábitos y actitudes. Esto es de gran influencia en el desempeño académico.

¿Qué recomendaciones nos puede dar a los padres para estudiar de la mejor manera en casa? (¿Cuánto tiempo deben durar las sesiones de estudio?, ¿cómo sebe ser el espacio en el que estudien?, etc.)

Es importante establecer un lugar adecuado y una rutina de estudio. El lugar designado para el estudio debe estar alejado de distractores externos como la televisión, juegos de video, comida, música, etc. Se recomienda un lugar tranquilo con buena iluminación y correctamente ventilado. El mobiliario también es importante, debe ser adecuado a su edad y muy cómodo, quiero decir que debe tener las medidas acordes al tamaño del niño y lo suficientemente amplio que le permita colocar en él todo lo necesario de manera ordenada.

Es importante también enseñar a nuestros hijos técnicas de estudio que le ayuden comprender, retener y recuperar la información, como la lectura comprensiva, el subrayado de las ideas más importantes, elaboración de esquema o resumen, esta última técnica nos permiten almacenar en la memoria la información más relevante.

Al momento de iniciar sus estudios es preferible que inicie con la materia más compleja, puesto que estará más predispuesto. Los niños deben intercalar las sesiones de estudio con momentos de descanso, a fin de que no se fatiguen y recuperen la concentración. Recordemos que la naturaleza de un niño es el movimiento libre, el juego, la algarabía. Es imposible pretender que un pequeño permanezca dos horas sentado. El tiempo de las sesiones de estudio va a variar acorde a la edad del estudiante. Recordemos siempre que las rutinas son muy importantes para los niños, con ellas se sienten más seguros, estables y formamos hábitos. Debemos ser constantes en este proceso durante los primeros años de edad escolar.

¿Cómo deben variar las sesiones de estudio de acuerdo a la edad de los niños?

Al principio de la escolaridad, es decir, entre los tres y seis años debemos ser flexibles y los tiempos deben ser cortos; ya a partir de los seis años el aprendizaje se torna más concreto y podemos establecer períodos de estudio de 15 0 20 minutos. A los 8 años pueden dedicar unos 35 minutos, a los diez años de 45 a 50 minutos y así iremos incrementando el tiempo a medida que crecen. A partir de los 12 años se espera que un niño tenga interiorizada la rutina de estudio y el tiempo se adaptará según la necesidad de cada tarea.

Recordemos que las sesiones de estudio deben tener intervalos de descanso (de 10 a 15 minutos) y que cada niño es diferente, por ello la necesidad de observarlos e ir adaptando los tiempos según las características de cada niño.

¿Cómo hacer con las materias más difíciles, las que representan un mayor desafío para cada niño?

Generalmente los niños tienen mayor dificultad con matemáticas, lengua e inglés. En primer lugar, armarnos de amor y paciencia. La relación emocional y afectiva con nuestros hijos influye grandemente en sus procesos de formación. Como detallamos anteriormente, es importante enseñarles técnicas de estudio, que refuercen esos conocimientos a diario o por lo menos pasando un día en casa, poniendo gran atención en que lo importante es que comprendan los procesos, es decir, que razonen, solo de ahí parte un aprendizaje efectivo. Muchas veces los padres no tenemos la pedagogía necesaria, no por falta de amor, sino porque no fuimos formados en esa área. En esos casos podemos acudir a los profesionales en el área.

¿Cuál es el mayor error que cometen los padres con sus hijos durante los exámenes?

Definitivamente el mayor error que comentemos los padres es ponerle una calificación al rendimiento académico de nuestros hijos. Cuando lo realmente importante son los procesos de aprendizaje, que el conocimiento que se imparte en las aulas sea realmente comprendido. Y en el peor de los casos impartir castigos físicos por notas escolares, cuando la nota que aparece en la libreta implica más allá que memorizar contenidos, detrás de eso hay varios procesos implícitos, como son la responsabilidad, los hábitos de estudio, la empatía maestro-estudiante, etc.

Nuestros hijos debieran significar más que una nota escolar, esto no implica dejar de fomentar la excelencia, pero hay maneras y maneras de hacerlo!

¿Los padres deben procurar que en semana de exámenes los hijos solo se dediquen a estudiar?

El tema de los exámenes no debería ser algo tenebroso, los niños deberían continuar con su rutina diaria normal. En muchas ocasiones somos los propios adultos quienes transmitimos esa ansiedad y los cargamos de angustia innecesaria. El verdadero proceso de aprendizaje se debe dar día a día en al aula de clases y complementarlo en casa si fuera necesario, de tal manera que la semana de exámenes sea solo de refuerzo, ellos deben seguir con su jornada habitual.

¿Qué factores desmotivan a los niños a la hora de estudiar?

Algunos factores pueden influir en la desmotivación de un niño, como la presión ejercida por sus progenitores, las altas expectativas de las calificaciones, en algunas ocasiones no contar con los materiales necesarios para el estudio, las críticas constantes, si el niño es víctima de bullying en la escuela sería un factor muy negativo, además que requiere intervención inmediata. La falta de interés de los padres en sus aprendizajes genera desmotivación también. Cuando los padres se interesan y les preguntan que han aprendido, los escuchan y se alegran por ellos, generan interés y motivación en los niños por aprender. Nota para recordar: el aprendizaje está implícitamente relacionado por el “amor por el saber” que seamos capaces de transmitir tanto maestros como padres.

Karla es licenciada en orientación y terapia familiar. En su consulta privada se especializa en temas de familia con un enfoque sistémico. Además, se dedica a dar asesoría escolar a los niños y niñas de su urbanización. Si desean contactarla, pueden llamar al 098 726 2890


¿Me gustó esta noticia? 0

Comparte: